La noche de ayer, Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia de México por la coalición Juntos Haremos Historia, estuvo en MILENIO en una especie de debate orquestado por Carlos Marín y en compañía de Carlos Puig, Juan Pablo Becerra Acosta, Jesús Silva-Herzog, Azucena Uresti y Héctor Aguilar Camín.

Luego de una intensa charla por parte de Andrés Manuel y de un sin fin de gritos por parte de Carlos Marín, muchas fueron las críticas hacia el periodista pues de acuerdo con huffingtonpost.com.mx, Carlos Marín dijo datos poco creíbles.



El medio señala que el periodista dijo que Felipe Calderón renunció a su pensión de expresidente; a lo que el medio responde que eso es falso, debido a que sí recibe su pensión y la dоna (si el quiere) y que los mexicanos seguimоs pagandо el cоstо del staff. Esо nо es renunciar. Sin embargо, cоnserva escоlta y cоlabоradоres que cuestan al erariо $817 mil.

De acuerdo con Animal Político, efectivamente, Calderón dona su pensión a una fundación que apoya a niños con cáncer.

Sin embargo, de igual forma el medio Animal Político en una publicación realizada el 27 de febrero de 2017 señala que, en cuanto a las pensiones de los ex presidentes éstas son de 205 mil pesos mensuales y además incluyen pago de bonos, aguinaldos, compensaciones; pago de servicios telefónicos, automovilísticos (para expresidente, esposa, hijos y escoltas con sus respectivas cuentas de tenencia, verificación y mantenimiento); servicios domiciliarios, personal de ayundantía y salarios de escoltas, pero gracias a unas modificaciones realizadas por Calderón, el libro Beneficios expresidenciales, lo cataloga como el expresidente más caro del mundo con un costo mensual de 5 millones de pesos.

Otro desatino que tuvo Carlos Marín fue afirmar que en Méxicо “tenemоs un sistema de salud envidiable en el mundо”, a lo que Obrador le dijo que "quizá hay excepciones" sin embargo, si contrastamos lo dicho por Marín con lo que dice una publicación de El Universal del año 2010, en donde se afirma que 41% de los mexicanos no tenía acceso a la salud.


Dicho lo anterior, Carlos Marín tuvo varios desatinos al ver que no tenía control del debate, comenzó a gritar y exaltarse y decir cosas a juicio personal, cosa que un periodista no debería hacer. Esta vez AMLO fue más certero, más calmo, más preciso y dio datos concisos.

Con información de
El Universal
Animal Polítco
huffingtonpost.com.mx



¿Y tú qué opinas?